Bienvenidos

Salsa, entre Amores peligrosos

El experimentado director y guionista Antonio Dorado Zúñiga junto a Umberto Valverde, co-guionista ;basan a modo de símil los personajes involucrados en el narcotráfico con las ratas Image and video hosting by TinyPic


Por: Jorge E. Jiménez@Jolombiano / Tw: @CinefilosRadio / Fb: Cinéfilos Radio


Con la canción “Cali, pachanguero” comienza Amores Peligrosos, la segunda parte del tríptico, La ambición destruye, que tuvo su primera entrega en 2004 con la película El Rey.

Este inicio marca la pauta de lo que será una película que apuesta por la salsa; en cortes musicales,  la vida nocturna y la fantasía del dinero mal habido. Un relato en el que la salsa y el picante hacen parte de un tejido agitado y vertiginoso.

El personaje central es Sofía, una joven que no toma muy enserio sus decisiones para el romance, se deslumbra por los lujos  dejándose llevar por los arrebatos de eros. Es interpretada por Juanita Arias quien debuta en las pantallas colombianas. 

La actriz le imprime a su papel la jovialidad, la alegría y la picardía de manera muy natural.

La desbordada Sofía,  conocerá las bajas pasiones de un mundo apestoso: La tensión de la guerra entre el cartel de Cali y el cartel de Medellín es tomado como contexto histórico para ubicar el relato.

Como reseñas bibliográficas se encuentran los libros
“Quítate de la vía perico” (2002) autoría de Umberto Valverde y “La Peste” (1947) de Albert Camus. Referencias que se pueden apreciar en los pasajes de la película.


El experimentado director y guionista Antonio Dorado Zúñiga junto a Umberto Valverde, co-guionista (foto);  basan a modo de símil los personajes involucrados en el narcotráfico con las ratas; una peste que ronda, husmea y se vuelve anfitriona de una ciudad que siempre ha sido rumbera. 



Tony -Jean Paul Leroux-  le abre las puertas del espejismo a Sofía.

Marlon Moreno adoptó el papel de Fernando: un individuo contemplativo, silencioso, casi que apagado, no deslumbra. Aparentemente es romántico y tan solo le basta un susurro al oído para solucionar los problemas del “negocio”. 

Su esposa es Carolina, interpretada por Kathy Sáenz, ella es la Reina; con la extravagancia y lujos bizarros que caracterizan a la “cultura” mafiosa.


Los amores de Sofía la llevan a escenas lésbicas de cama con Carolina, de amores peligrosos con el capo. Amores ente la vida y  muerte cómo la cita cinematográfica al Padrino III; en la escena de la danza de Barrio Ballet, quizá, un montaje para recordar.

 
Copyright © 2015 Cinéfilos Radio. Designed by OddThemes